sábado, 21 de mayo de 2011

PATA DE LUZ (CUENTO)


El curtido pescador, acompañado de un yerno
suyo, pescaba en los esteros de Bocagrande. Las
estrellas se reflejaban en las aguas y el viento se
congraciaba con las copas de manglares, en una
noche de luna.
Mario Huila se llamaba y, en su vida, el
atarraya había sido su eterna compañera. Con
cachimba en boca fumaba entretenido esperando
lanzar su red, mientras su canoa se movía al
vaivén de las pequeñas olas fluviales, restos de las
que azotaban los manglares, pues estaban dentro
de la bocana de uno de los brazos del río Mira.
Una luz intermitente que se agrandaba y
empequeñecía, a unos 100 metros, llamó su
atención. La mancha luminosa se acercó a ellos
tan velozmente que no se dieron cuenta cómo, lo
que los dejó perplejos.
Los pescadores, sobreponiéndose al miedo, les
preguntaron quiénes eran sin obtener respuesta
alguna. Les pareció que eran como cinco, diez,
quién sabe cuántos y sus ojos recorrieron la fila de
los fantasmagóricos personajes, que sólo los
miraban. Siguieron preguntándoles quiénes eran,
hasta que sintieron que su lengua se les ponía
pesada y tiesa como pescado muerto. [...]
“Vete al diablo Pata de Luz, desgraciado
pariente del Riviel”, gritó el viejo Mario, cuya
voz se perdió en lo profundo del manglar,
obteniendo un eco quejumbroso y duradero.
Vino luego un silencio, las estrellas volvieron
a su sitio y las aguas del estero retornaron a
su original tamaño, golpeando suavemente
la embarcación. Había sido la Pata de Luz la que
había hecho su aparición y que hoy la mayoría de
los pescadores tumaqueños recuerdan con temor.
Dice la leyenda que la Pata de Luz es un
esqueleto que lleva una luz de color roja, que a
veces se torna verde y navega sobre dos palos. En
algunas ocasiones se presenta como si fueran
varias personas. En tierra anda como cualquier
cristiano y en el agua navega rápidamente.
Muchas veces se le ve caminando por la playa
como dando zancos, para recordar que aún está
con ellos. Su aparición la hace en Semana Santa,
época en que los pescadores nariñenses ven pasar
cerca o lejos la Pata de Luz.

 Presentado por: Fernando ortega

2 comentarios: